Mensaje del Presidente de RI – Diciembre 2016

Me afilié a Rotary siendo ya ingeniero. Hay casi tantas clasificaciones en la profesión de ingeniería como las hay en Rotary, pero soy ingeniero mecánico. Un ingeniero mecánico calcula las cargas de calefacción y refrigeración de un edificio nuevo, se asegura que las luces correctas se coloquen en los lugares correctos y planifica las tuberías para que el agua caliente no termine saliendo por la fuente de agua para beber.

Los ingenieros mecánicos no se destacan en una multitud, ni tampoco atraen la atención por lo que hacen. Probablemente ustedes nunca pensaron mucho acerca de los ingenieros que diseñaron los edificios que utilizan, los automóviles que   conducen o los patrones de tránsito que siguen, pero cada vez que entran a un elevador, giran la llave de ignición o cruzan una calle cuando se enciende la señal para los peatones, le están confiando sus vidas a un ingeniero que nunca han  conocido. Confían en que el elevador abrirá su puerta en el piso correcto, que sus automóviles se encenderán y detendrán cuando    deben y que la luz del semáforo cambiará a rojo antes de que la  señal para caminar se encienda. Cada día   ustedes ponen sus vidas en manos de personas que no conocen y que tal vez nunca lleguen a conocer. Tal vez nunca  piensen en ellas, pero afectan sus vidas día a día.

Podría hacer la misma analogía con otras profesiones: ocupaciones comunes con el mismo tipo de impacto que pueden cambiar nuestras vidas. De muchas maneras, nuestras vocaciones nos permiten ayudar a que la gente tenga una vida  mejor, más segura y más saludable.

Igual que la labor que hacemos en Rotary.

A través de nuestras vocaciones, en clubes y comunidades de todos los continentes, mejoramos las condiciones de vida de personas que no conocemos, y que tal vez nunca lleguemos a conocer. En todos los rincones del   mundo, hay gente que cada día tiene una vida mejor, más segura y más saludable gracias a la labor rotaria.

Las personas que ayudamos tal vez nunca hayan conocido a un rotario, ni   sepan sobre la existencia de Rotary, pero  consumen agua potable de un pozo que Rotary excavó, aprenden a leer con libros que Rotary donó y viven una vida     mejor, más feliz y más saludable gracias al ideal Rotary al Servicio de la Humanidad.

JOHN F. GERM

PRESIDENTE 2016-2017

Esta noticia ha sido visitada un total de 48 veces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *